Balanced Scorecard


Un problema que aun esta muy arraigado en nuestro pais, es el concepto feudal de la organización; es decir, que cada uno de los departamentos trabaja en pro de sus propios resultados, sin aceptar, en los hechos, que todo se tiene que integrar.


A principios de esta década, surgio en la Universidad de Harvard una nueva técnica a nivel ejecutivo, denominada Balanced Scorecard (Cuadro de Mando Integral), la cual ha tenido un gran impacto en Estado Unidos y Europa, y actualmente está haciendo lo propio en las principales empresas trasnacionales asentadas en nuestro país: Carlos Clúa, socio-consultor de O.Clúa Consultores.


Robert S. Kaplan, un profesor del área financiera de Harvard, encargado de integrar las diferentes corrientes de una organización a través de esta novedosa técnica, señala que existen tres problemas básicos en los corporativos de hoy.


El primero es que utilizan los estados financieros como su principal indicador, siendo que éstos hablan tan sólo del pasado y dicen muy poco acerca del futuro de la compañía.


El segundo problema es que dichos indicadores, son, precisamente, financieros, y que se sabe poco de los procesos internos y de su capital humano.


Y el tercer problema, que aún está muy arraigado en nuestro país, es el concepto feudal de la organización; es decir, que cada uno de los departamentos trabaja en pro de sus propios resultados, sin aceptar, en los hechos, que todo se tiene que integrar.


De ahí que actualmente se establezcan dos esquemas en la nueva adminisitración del Siglo XXI: “Lo que no se mide, no se administra”, por lo que es necesario que las empresas tengan parámetros más claros para poder evaluar sus resultados, y el segundo tiene que ver con la relación causa-efectos, es decir, que los directivos de las diferentes áreas hagan conciencia de que la decisión que tomen en un campo necesariamente causará algún(os) efecto(s) en otro, o en todos los demás.


De lo anterior se desprende que los problemas de hoy son resultado de las malas decisiones de ayer y, probablemente, de que los problemas de mañana tendrán su origen en las malas decisiones de hoy, porque todo tiene una relación directa de causa-efecto.


ESTAR PLENAMENTE ENTERADOS... E INTEGRADOS


Bajo dicho contexto, la tesis básica de la nueva técnica Balanced Scorecard es la siguiente: si se quiere tener una empresa saludable financiera y comercialmente, sólo se logrará mediante una inmejorable atención a los clientes y al mercado, y esto, a su vez, dependerá de contar con un proceso interno adecuado, en el que todos los departamentos estén en contacto y enterados de los objetivos de cada uno y de la propia organización.

Obviamente, al manejar estas perspectivas las compañías deben establecer indicadores para evaluar cómo se encuentran y hacia dónde quieren ir. Parte de todo esto conlleva el integrar la operación diaria tanto en la estrategia de negocios como en la visión y los valores respectivos. De hecho, en el mundo actual, cada día se habla más de misión, visión, valores y estrategias, y se trata de integrar el largo plazo como un corto plazo.


Lo más atractivo de esta nueva tesis es que, por ejemplo, un director financiero comience a entender el mundo de la comercialización y las ventas para que pueda apoyarlo, y necesariamente también el de recursos humanos y el de operaciones, de manera tal que tengan una visión más completa de toda la organización y no tan sólo de su área. “Si se quiere un resultado total, hay que tener una visión total del negocio”.


Así, se trata de dotar a los ejecutivos de una nueva mentalidad y actitud frente al siglo XXI, más aún cuando nos encontramos en los albores de una época en la que romperán muchos paradigmas, y en la que habrá una reformulación y quizá hasta la desaparición del concepto de puesto, tal y como hoy lo entendemos.


De ahí que será necesario trabajar más de acuerdo con los objetivos corporativos, lo que implicará tener una estructura mucho más ágil, integrada y flexibe en su operación...


Más Leídos
Más Recientes
Archive