Nuevos Desafios: Dias De Reinvencion


En abril de este año reconocida empresa dedicada a la informática patrocinó en el World Trade Center una conferencia magistral de Alvin Toffler, autor de reconocidos libros como La Tercera Ola, El Shock del Futuro y Powershiftt, quien al hablar sobre México, sentenció:


“Este país no ve hacia el futuro y ni siquiera se ha dado cuenta que tras su frontera el mundo se ha transformado. Parece ignorar que en Estados Unidos, Asia y Europa ocurrieron cambios fenomenales en las estrategias económicas y padece la ausencia de líderes confiables”.


“Esta falta de líderes en los ámbitos político y económico pueden convertir a México en un dinosuario del siglo XXI, que sólo ofrece mano de obra barata porque no logra establecer cuanto antes un proyecto educativo y de desarrollo ulterior”.


Orlando Clúa Martínez, socio consultor de O. Clúa Consultores, advierte que a pocos meses de entrar al año 2000, cuando la apertura con nuestros socios del Tratado de Libre Comercio, Canadá y Estados Unidos, alcanza su máxima expresión, mientras negociamos acuerdos comerciales con la Unión Europea y los tigres asiáticos, parece que aún no hemos logrado superar las limitantes de competividad que nos han lastrado desde hace muchas décadas:


1. Deficiencias administrativas y organizacionales.

2. Elevados gastos de operación.

3. Tecnología atrasada.

4. Alto número de personal en relación al volumen manejado.

5. Olvido de la motivación, participación y formación de equipos de alta creatividad y rendimiento en dirección.

6. Baja calidad en los servicios que se ofrecen al cliente”.


En opinión de Clúa Martínez, los cambios han existido siempre a nivel mundial, pero en muchos casos la resistencia a ellos ha llegado incluso a detener el avance de humanidad, dando como resultado un fuerte retraso de las naciones en sus organizaciones se preocuparon más por impulsar en avance tecnológico que por alimentación su sentido humano.


Muchas empresas creen que esto es lo único que incrementa sus utilidades, cuando en realidad es precisamente el intelecto, unido a las emociones humanas, lo que las hace más exitosas.


“De hecho, un excelente nivel en calidad y servicio sólo se logra cuando existe la voluntad de una persona por atender las necesidades de otra. De ahí la importancia de conformar un equipo humano que haga prevalecer los valores dentro de la empresa, pues sólo así habrá un mayor desempeño y un mayor rendimiento”, destaca Clúa Martínez.


Desde su fundación en 1972, O. Clúa Consultores se propuso ayudar a las personas y organizaciones a ser tanto como puedan mediante un desempeño constante y pleno de realizaciones, enfocándose a consultoría con direcciones generales y sus equipos.


“Nuestro trabajo más importante a nivel empresa -agrega O. Clúa Martínez suele iniciarse con un estudio de percepciones de los variados niveles de dirección y operación. Las conclusiones sirven de base a un plan de alineación de la empresa con su entorno y sus objetivos de operación, de esta manera, la organización se reinventa cada día a sí misma”.


“Nos empeñamos, con pleno éxito, en propiciar cambios culturales en la dirección y el personal de las empresas, para desarrollar líderes actualizados en la conducción de equipos. De hecho, son ellos los que están reinventando sus organizaciones para entrar al siglo XXI.

“Es innegable que debemos utilizar la tecnología existente, pues los avances logrados generan mayor competividad y productividad, pero también es cierto que, de modo paralelo, podemos contribuir a desarrollar nuevos y brillantes gerentes, cuyo intelecto no deje esperando a las puertas de sus despachos al corazón, esa nueva Ciencia de la Inteligencia Emocional”, acota Clúa Martínez.


En su seminario denominado Nuevos desafíos: Días de reinvención, O. Clúa Consultores trata de sensibilizar a la gente en las organizaciones, básicamente a nivel dirección, para alinearlas con el futuro que nos depara desde ahora el siglo XXI.


El mensaje también motiva a las personas mediante una sensibilización intensa, a fin de que confronten el valor de sus conocimientos y experiencias actuales con el entorno en el que deberán desenvolverse.

“Lamentablemente, en México hay muchas organizaciones empresariales que están en proceso de desaparición, ya que padecen una dirección autocrática, nepotista y atrasada, inflexible para captar la evolución de sus mercados a finales del siglo XX, y que sigue considerando que el futuro no es otra cosa más que una proyección lineal de lo que fueron los años pasados.


“Pero en verdad el futuro no es una continuación del pasado, sino una serie de discontinuidades cuyo gran valor para nosotros es que podemos darle forma, si tenemos la voluntad y la imaginación para hacerlo”.


Clúa Martínez precisa que los verdaderos dirigentes y líderes valiosos están al frente de sus organizaciones:


1. Redefiniendo aceleradamente sus negocios.

2. Creando nuevos mercados.

3. Abriendo nuevos senderos.

4. Reinventándose a sí mismos y a sus empresas.

5. Cuestionando al sistema.

6. Creando una oferta de productos y servicios con una más clara percepción de las necesidades de la gente.

7. Con una visión de nuevas oportunidades en un mundo globalizado.


“Sin duda que éstos serán exploradores, descubridores de nuevos caminos, quienes trabajarán con tecnología, pero también con las emociones e intuiciones que desarrollarán al entrar al mundo de la Inteligencia Emocional, apasionante ciencia que exploramos contínuamente en nuestros seminarios”.


“Estos nuevos líderes tienen una valiosa obsesión: desarrollar un grupo de colaboradores de adentro, unido a buenos asesores y consultores de fuera, quienes inyectarán nueva creatividad a sus organizaciones, aumentando así su penetración en los mercados y obteniendo a plenitud los objetivos por los que concurren”, concluyen O.Clúa Martínez


Más Leídos
Más Recientes
Archive